miércoles, 6 de octubre de 2010

RUTA A CABALLO, AHECO - Higuera de Albalat - Fresnedoso de Ibor



Más fotos en:


El pasado día 25 la asociación AHECO organizó una Ruta a caballo desde Higuera de Albalat hasta Fresnedoso de Ibor.








Se partió de Higuera a las tres de la tarde del sábado con muy buen tiempo y muchas ganas





de campo por parte de todos los participantes, 27 personas con sus respectivos caballos, que por el Corcho entraron en la finca de la Bodega, cogiendo el camino que cruza esta para pasar al termino municipal de Campillo de Deleitosa.

Los que conocemos este tramo no lo valoramos mucho, pero después de cruzar toda la solana del Corcho uno tiene una mayor sensación de espacio, al mismo tiempo que se incrementa la percepción de los sentidos con el olor del pino, la jara,los caballos y todo lo que supone el hecho de estar en el campo.

A la entrada de la Bodega se realizó la primera parada, fue breve, pero algunos aprovecharon para comer un bocado y los más para tomar una cerveza fresca, más tarde comenzamos a recorrer una zona nueva para muchos, que nos llevaría hasta Campillo de Deleitosa, suponiendo que aquí sería la parada oficial para tomar la merienda, aunque con muy buen criterio continuaron por un precioso valle por el que transcurre la Garganta Descuernacabras, el cual me sorprendió por la frescura y profundidad en todo su trayecto, además de atravesarlo al atardecer cuando el día empieza a declinar, combinando la decadencia de la luz del día con el impulso de las sombras que más tarde traerán la oscuridad la noche.
Paramos a descansar una media hora en una magnifica vega, que en sus mejores tiempos seguramente fue una frondosa huerta donde se cultivasen todo tipo de frutas y hortalizas.
Se dispuso una improvisada mesa con todo tipo de viandas y bebidas varias,(el Jamón rico,rico), para comenzar la merienda con bastante afán ya que el recorrido había sido largo y a algunos caballeros les apretaba la necesidad de comer.

Tener todo esto preparado se lo tenemos que agradecer a los amigos Eliseo y Nuria, con el apoyo de su hija Coral, que se encargaron de transportar toda la intendencia necesaria para este evento en el vehículo de apoyo que el Excmo. Ayto. de Higuera de Albalat gustosamente prestó.

Muchas gracias desde este blog y me consta que de todos los socios de AHECO para ellos.

Nos pusimos en marcha y nada más salir de la vega empezamos la subida por un camino suave pero de pendiente continua que a medida que avanzábamos era más pronunciada, esto nos permitía ver en varias ocasiones venados con su aren de ciervas empezando la jornada de rececho durante la caída de la tarde.

En el momento de coronar la cumbre la tarde ya estaba dando paso a la oscuridad de la noche y los cielos reflejaban un sinfín de colores con bellas puestas de sol de esta tierra nuestra, además de vislumbrar a lo lejos el pueblo de Fresnedoso de Ibor.

Llegamos muy entrada la noche a una bonita plazuela donde aún y con muy buen criterio existe "El PILÓN" que casi todos los pueblos tenían en sus plazas para dar de beber a los animales, y nuestros caballos esto lo agradecieron.

Colocamos los caballos en una finca de nuestro amigo y compañero de viaje "Portu", donde tenían agua y comida abundante para recuperar fuerzas durante la noche.

Nosotros nos acoplamos en el hotel rural que la organización había reservado para pasar la noche los que así lo habían decidido. 
Una vez acoplados cenamos todos en este mismo establecimiento y los que nos quedamos a dormir estiramos la noche todo lo que el cuerpo nos permitió, aunque al día siguiente algunos lo lamentaran.




La mañana empezó con
 un buen plato de migas, a las que no le faltaba de nada, huevos fritos, chorizo, pimientos, sardinas, vino etc., y al que no le gustasen pues un delicioso pastel con café, y a eso de las once emprendimos la marcha de vuelta por valdecañas, recorrido también muy bonito pero con parajes menos vistosos que en el anterior, así entre parada y parada llegamos a la piscina Natural de Vadecañas donde de nuevo Eliseo y Nuria nos proporcionaron la comida.

Una vez que terminamos de comer,unos continuaron hacia Higuera y otros se marcharon en dirección a Valdecañas hasta sus respectivos lugares de descanso.

Así transcurrieron estos dos días de campo y caballos, donde se compartieron paisajes, alegrías, anécdotas, viandas, copas y mucho, mucho cariño a este magnifico animal que es el CABALLO.

T. González


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu colaboración.

Buscar en este blog